Andrés Villanueva marzo 10, 2019

El ser humano con el tiempo va construyendo hábitos, sin embargo, esto no significa que dichos hábitos sean los mejores. Dentro este grupo podemos mencionar los siguientes: la ingesta de alcohol sin medidas, los juegos de azar, entre otros. En cambio, usualmente dejamos de lado o restamos importancia al chequeo de nuestro vehículo, algo debería ser una práctica que nunca olvidemos.

Muchas veces tenemos vehículo y pasamos meses sin hacerle un simple chequeo, sin pensar que descuidos como esos pueden causar pérdidas humanas. Verificar las gomas, los frenos, el aceite, el agua, la batería, etc., son hábitos preventivos que contribuyen con el bienestar de las familias.

La rutina agobiante, la rapidez con que llevamos nuestras vidas, la distracción, y la falta de disciplina son parte de los detalles que nos impiden tratar con responsabilidad algo tan importante como el cuidado de nuestros vehículos.

Pero a veces creo que todo es producto de la falta de interés, ¿por qué no dejamos de ver el juego? ¿por qué no olvidamos el dominó o la película? ¡Aaaahh, pero el chequeo del vehículo, eso sí lo olvidamos, como si no fuera importante! ¡Okeyyy! Realmente no entiendo.

Vamos a crear conciencia y darle valor a las cosas importantes, crear hábitos positivos y valiosos que garanticen nuestra seguridad y la de nuestros seres importantes, ser responsables a la hora abordar nuestros vehículos, cambiar los neumáticos en el tiempo adecuado y nunca comprarlos usados, poner frenos de calidad y verificar que el mecánico haga bien su trabajo. Con estas actitudes ayudamos a marcar la diferencia en nuestra sociedad.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *